15 diciembre, 2017

EL CALOR DE LA SIERRA MORENA

Un rallye comienza mucho antes de lo que el público cree, aunque… cierto es que los días anteriores al rally son frenéticos y aún más… si preparas un rally perteneciente al campeonato de España y que además pasa por la puerta de tu casa (literalmente). Durante esos días, la gente se calienta de rally, se respira otro ambiente y es frecuente que muchos espectadores pasen por el taller a preguntar por detalles del coche, del recorrido… Bien, pues unos días antes del Rallye Sierra Morena, un chaval llega por el taller diciendo que tiene dos maquetas del Xsara de Carlos Sainz y que le hacía ilusión que Coca tuviera una de ellas. A cambio, también le gustaría que le pusiéramos al AX una pegatina que él traía (similar a un Indalo de los del escudo de Almería que colocamos en el portón trasero): “te traerá suerte, verás“; le dijo a Juanje.

¡¡¡GRACIAS CHRISTIAN!!! la foto (1)

Conforme se acercaba el día, todo parecía presagiar un cambio en el tiempo atmosférico para el fin de semana del Rallye Sierra Morena, las probabilidades de precipitación aumentaban por momentos y el CALOR parecía ir desapareciendo paulatinamente. Este aspecto, preocupaba a nuestro equipo bastante, por una parte, no estamos acostumbrados a correr con agua y por otra parte, nuestro pequeño estaba calzado con zapatos nuevos, y no eran precisamente botas katiuskas…

Como ya algunos sabéis… “semana de rallye = caos en casa”. El piloto es además de ésto, el mecánico y encargado de la asistencia del equipo y la copi, además (que no es poco…), es la esposa del piloto (con lo que ello conlleva) y coordinadora de todas las actuaciones, horarios y programaciones del equipo… Así que… imaginaos… Pues este caos… no nos deja darnos cuenta de que ya es jueves-noche, que mañana empieza el rally y que, por asuntos de trabajo y muy a su pesar, la copi no estará disponible hasta la tarde… y ¡¡¡HAY QUE RECONOCER!!!

Ya el viernes, y después de, el piloto, haber recogido la documentación, a las 14:00 h. tengo una cita con él (¡… qué nervios!), los reconocimientos durarán hasta las 22:00 h., es muy poco tiempo y los enlaces que nos llevan a los tramos son muy largos, por lo que hay que organizar milimétricamente la jornada de reconocimientos. Por fortuna para nosotros, algunos de los tramos coincidían con recorrido que en ediciones anteriores, cuanto menos, habíamos reconocido; como nos ocurría con el tramo “Córdoba” que tras reconocerlo en dos ediciones anteriores, nunca habíamos llegado a disputarlo (en una ocasión por neutralización y en otra por abandono de nuestro equipo). Esta es la “verdadera carrera”: los días y horas previos al rally, el “día del rally” toca: ¡disfrutar!. El sábado otra vez, tempranito… que hay que verificar: para mí, este será el primer, y casi único, contacto que tenga con mis compañeros, para preguntarles qué tal todo y desearles la mayor de las suertes.

la foto

Ya en parque cerrado y aún con la duda sobre nuestras cabezas de qué hacer con los neumáticos (pregunta eterna para nuestro equipo…) nos disponemos a llevar a cabo la Ceremonia de Salida (que particularmente me parece infinitamente más espectacular por la noche).

De aquí a la asistencia y directos al TC1… con la “seguridad” de que si algo fallaba éramos nosotros y que el coche respondería al 150% a las exigencias… A pocos kilómetros de la salida, una humareda blanca inunda el habitáculo. En un primer momento, pensé que podía deberse al “corte” en alguna curva, aunque, excepto sitios puntuales, era un “tramo limpio”. La persistencia del humo, me llevó a decirle al piloto la posibilidad de que “algo no iba como pensábamos…”, a lo que él respondió que el humo se debía al poco uso que de antemano llevaban los frenos… ésto era poco muy poco probable, porque, hasta ahora, la mayoría de tramo que habíamos recorrido había sido en subida…

DSC_0476

Nuestro desfile y el CALOR del público por los “Montes Comunales” (entre Adamuz y Vva. de Córdoba) hacen que incluso se nos olvide la posible “gravedad” de la situación que estábamos viviendo y así… llegamos a meta donde:

– Tío, estamos ardiendo nosotros-.

(silencio)

– ¡Corre, corre que estamos ardiendo!- dijo el piloto

(Transcripción literal de la cámara interior a nuestra llegada a meta)

A la vez, una nube de humo sale de nuestro capó. Tras solventar el conato de incendio y valorar la ausencia de daños de gravedad en la motura… nos dispusimos a retomar el recorrido.

A pesar del entusiasmo con que habíamos imaginado cruzar las calles céntricas de los pueblos que nos habían visto nacer y crecer… la desilusión era evidente en nuestras caras… no sabíamos qué pasaría y los dos nos imaginábamos otro abandono  “EN CASA”.

 Salimos a T.C.2 con mucha cautela, primero, porque no sabíamos ciertamente el alcance de las “lesiones” en nuestro pequeño y por otra parte… Cerrobejuelas… ¡ES CAPAZ DE QUITARME EL SUEÑO!, literalmente, aunque sé, que en el momento que me enfundo y me pongo el casco… esto deja de tener ningún espacio en mi cabeza… 

El tiempo de enlace era muy escaso, tanto que ni siquiera nos dio tiempo de “vestirnos” para salir a tramo:

– No te pares, hazme caso y entra en chopo que estamos en nuestro minuto.-

– ¿Y los cascos?- comentaba el piloto.

– Tranquilo, antes de que nos den salida, nos acomodamos sin penalizar-

Y así lo hicimos…Poco a poco nos íbamos viniendo arriba y “la gente de mi pueblo” estaba muy animada. Algún que otro abandono y de pronto… el coche de otro participante justo delante de nosotros, tras el que anduvimos… varios cientos de metros…Cuando ocurre esto, para el público es un espectáculo, aunque en realidad, supone un peligro añadido para ambos equipos, máxime en un tramo que no permite que “te salgas de las trazadas”. Tras lograr adelantarlo seguimos nuestra marcha hasta meta, donde ambos miembros del equipo concluimos que el coche iba…

IMG_1524

Foto enviada por Juan Ruiz

Tras pasar por Refueling, nos dirigimos a T.C.3. Unos metros antes del chopo, nos detenemos con los amigos “BICHACOS” a colocarnos los cascos. Intercambiamos experiencias de los tramos y de lo que aún está por llegar. Después de decirnos Juan que lo que nos había pasado en el primer tramo era  “UNA BICHACADA”, nos despedimos con: “Bichaco, cuidado, que este es tu tramo…”.

– ¿Luisa, a qué te refieres con cuidado?

BICHACOS, ¡¡¡ESTE RALLY ERA VUESTRO!!! OS LO MERECÍAIS y quizás nosotros también nos merecíamos pasar un día inolvidable de carreras compartido con DOS DE LOS GRANDES. No me cabía ninguna duda de que lo acabaríais y además con un resultado excelente, como hablamos por la mañana.

Mucha pena también por el abandono de Pakito Mata, con el que “tan de cerca” hemos convivido esta temporada.  Os merecíais estar en lo más alto de este Rallye: por la temporada que habéis hecho, por la evolución que se os ha visto a lo largo de este año y por ser como sois. Sabeis que teneis todo nuestro apoyo y os enviamos mucha fuerza para que pronto estéis dando espectáculo en los tramos. ¡¡¡Un abrazo compañeros!!!

trassierra Gilarte

Tras una asistencia que nos servía para montar la parrilla (la de faros, por supuesto, jajajaja) y poco más… tocaba dirigirse al segundo bucle del rallye.

Dispuestos a “sacarnos la espinita” nos dirigimos al T.C.4, en la carretera que une Adamuz (donde hay muchos aficionados y tenemos grandes amigos) con Villanueva de Córdoba. Muchos amigos y conocidos, que se “tiraban” encima del coche a nuestro paso: ¡merecía la pena darlo todo!

En la foto, un gran amigo, Robert Saavedra, fotógrafo de Rallyes del Nacional de Asfalto y de Tierra e incluso de algunas pruebas del mundial. En esta instantánea actúa como fotógrafo, de forma excepcional, el campeón del mundo de rallyes de promoción Benito Guerra Jr.

Robert AX

Tras llegar a meta, ahora sí, con satisfacción, me dirigí desde lejos a Juan Luis Elena, que en la primera pasada por ese tramo había actuado de BOMBERO IMPROVISADO, levantando el dedo pulgar de mi mano derecha e indicándole que todo iba bien. Supongo que no hacía falta que se lo indicara… en nuestras caras podía leerse.

Nos dirigíamos hacia el control de paso en Villanueva de Córdoba, donde… el técnico que nos sellaba, daba la impresión de ser el director de la orquesta, cuando la gente jaleaba a nuestro paso. Allí, en la plaza, algunas de las autoridades, con las que he compartido años de trabajo:

– Ahora sí, ahora sí va bien…- les comenté.

(si nuestra cara era el reflejo de lo que la suya plasmaba… la nuestra debía irradiar luz, porque era lo que ellos me transmitían: ¡¡¡GRACIAS!!! sé que os ALEGRÁIS por nosotros DE VERDAD)

Sin descuidarse había que dirigirse al reagrupamiento a Pozoblanco, donde sabíamos que numerosos amigos y conocidos nos esperarían, sobre todo para salir de dudas sobre lo acontecido en el inicio del rallye. Allí, algunos niños de mi colegio que incluso les daba vergüenza verme, jajajajaja, aunque cuando comenzábamos a salir del reagrupamiento, tímidamente me despedían moviendo su manita. Mucha ilusión al ver a algunos de mis familiares y mis sobrinillos, jajajaja. Entre mis familiares, mi tío José, que quizás haya sido el ” más carrerista” de la familia, algunos incluso le llamaban “El Loco” jajajaja. ¡¡¡Besos tito!!!

– ¡Cuidadito y a terminar!- nos decían.

Sin demora, había que dirigirse al tramo, que ya sabíamos que el tiempo del enlace era un poco ajustado.

Una vez tomada la salida, fuimos “hilando” cada curva que componía el tramo Cerrobejuelas, intentando ir por “su sitio” en un tramo que tragaba bastante luz y estaba especialmente deteriorado. Algunos pinchazos y numerosos abandonos en este tramo tambièn… entre ellos el dúo Narbona-Montes con los que habíamos preparado “muy de cerca”  y “a conciencia” este rallye: ¡A POR EL PRÓXIMO CAMPEONES!

Por otra parte, me consta, que en ciertos puntos del tramo se podía escuchar: ¡¡¡seño, seño, seño… !!!

la foto (1)

Aún nos faltaba un tramo para terminar la primera etapa de un rallye especialmente duro.

La noche, los botes del tramo y los numerosos abandonos que producidos en la pasada anterior por “Córdoba” me hacían desconfiar del mismo.

trassierra 2

Sin problemas logramos terminar y llegar a parque cerrado.

El resultado en la primera etapa era muchísimo mejor de lo que cabía esperar: 1º de históricos y 9º del Campeonato Andaluz (a solo unos segundos de ventaja respecto al 10º y 11º). Nuestras pretensiones para la 2ª etapa del Rallye Sierra Morena sólo eran conservar esta posición, que ya era difícil…

Tras llegar… ¿lo primero? … ¡MIRAR LA INFORMACIÓN METEOROLÓGICA!

–  Mañana llueve… pero nos la jugamos hasta la primera asistencia.

Esperamos a que publicaran el orden de salida para la siguiente etapa (que no publicaron hasta…), buscamos donde cenar, acabamos haciendo cola de pie en una famosa hamburguesería donde se entraba con coche… y demás aventuritas… hasta que por fin, a las 3:30 de la madrugada… ¡¡¡nos estábamos acostando!!!

Aún no sabíamos el orden en que salíamos a la 2ª etapa, pero… os puedo asegurar que no nos quitó el sueño… y a las 6:00 a.m. una musiquita nos indicaba que era hora de “Volver a empezar”…

El cansancio iba haciendo mella en nuestros cuerpos y rostros, aunque había que mantenerse alerta y bien despiertos, era la hora de los tramos más desconocidos y complicados para nosotros, donde nuestros “rivales más directos” podían lucirse: ¿Estábamos preparados para luchar hasta el final?

… Cuanto menos… había que intentarlo…

Mucha alegría al ver a nuestros amigos “Los Bichacos” de nuevo en la mañana con ganas de dar guerra. Alegría que se convierte en desilusión cuando, en el enlace hacia el tramo, y aún sin salir de Córdoba, nos los volvemos a encontrar con avería…

Partimos hacia Villaviciosa, aún estaba un poco oscuro y no llevábamos parrilla: a la hora de “programar” el rally había tenido en cuenta la hora aproximada en que saldríamos al tramo, con lo que no contaba era con que faltaran tantos coches… Así que tocaba salir a un tramo que … nunca se nos ha dado bien… “entre dos luces”.

Cuando llegamos al tramo, nos encontramos la neutralización, por salida de pista de un compañero, bueno, de dos… pero uno de ellos “no estorbaba”… Esta neutralización, no le vino del todo mal a nuestro equipo. De forma que el T.C.7 se convirtió en un desfile hacia el T.C.8- Posadas.

Posadas era un tramo que nos gustaba más, puesto que nos parecía más divertido. Salimos animados al tramo y con ganas de disfrutar de un recorrido que tenía prácticamente de todo: zonas lentas, rápidas, subidas, bajadas, saltos… Al concluir el tramo, y como no tenía referencia alguna de tiempos en este tramo … por primera vez, desde la página web del rally, accedí a los tiempos en línea. Me llevé una grata sorpresa al comprobar que, a pesar de que otros compañeros hubieran hecho ese mismo recorrido en menos tiempo, continuábamos liderando la agrupación III y nos situábamos 6º en la general del campeonato andaluz.

posadas1

Después de hacer otra asistencia, ahora sí, tocaba disputar Villaviciosa, y  no solo disputarlo, sino era el momento de hacerlo bien, no había lugar al “aburrimiento” en este tramo como en ediciones anteriores. Ocultándole al piloto la posición que ocupábamos en la clasificación general entre los andaluces, solo le di un par de instrucciones:

– Tenemos que terminar el rally, pero además hay que terminarlo bien, así que… es el momento de … ¡IR FINO!.

(“Ir fino” es un vocablo que frecuentemente utilizamos con unos colegas carreristas, para indicar que no vamos del todo mal… aunque hay que ir más rápido, jajajaja)

Tras terminar el tramo, y a pesar de que el tiempo no fuera de los mejores, comprobamos que habíamos recorrido el T.C.9 en un minuto menos que el año anterior, lo que nos llevó a felicitarnos, porque parecía que le “íbamos pillando el truco” al tramo…

villaviciosa

Restaba un único tramo para terminar el rally más duro de cuantos hemos participado, había que IR FINO, pero además, había que SER RÁPIDOS. Lo que suponía máxima concentración.

– Sin tonterías, hay que llegar a meta “rapidito”, concéntrate y piensa sólo en lo que yo te diga. Vamos a hacerlo muy bien, confía en mi y “vamos por el sitio”.

¡¡¡Y tan por el sitio!!! y para muestra… la siguiente imagen… En la que incluso el retrovisor queda por encima de la valla y mirando la distancia entre la rueda delantera derecha con el poste de la valla nos podemos hacer una idea de la precisión de la trazada.

posadas2

De esta forma y con un nudo en la garganta provocado por la emoción,  y con un resultado, para nosotros excelente (1º en agrupación III -históricos- y 6º clasificado de esta prueba para el campeonato de Andalucía de rallyes), logramos concluir el “Rallye de Casa”.

la foto (2)

El domingo, muy agotados, no tardamos en dormirnos…

El tiempo se “ha comportado” este fin de semana; aunque ahora sí, el cambio de estación es inminente: el mercurio de los termómetros desciende, las nubes se asoman, comienza la lluvia y los días se tornan más cortos y oscuros… a pesar de esto, nosotros, seguiremos soñando con:

EL CALOR DE LA SIERRA MORENA

COMUNALES

(FOTO: DAVID GÓMEZ)

Y el lunes todo pasa, te despiertas aún con la resaca de…, quizás, una borrachera de cariño; cambias la mochila de copiloto por un coqueto bolso de maestra, y el cuaderno de notas por una agenda de programación, sabiendo, que aún pasarán varios meses hasta que vuelvas a “enfundarte”, pero con la incertidumbre de que se vuelva a repetir lo que para nosotros siempre será “EL RALLY”.

la foto

Y repente, una cara emocionada y unos ojos vidriosos, aún presos de la emoción y el nerviosismo, de un niño de 4 años, te invitan de nuevo a soñar…:

“SEÑO, ¿TE ACUERDAS DEL RALLY? ¡BRUMM BRUMM!”

Related Posts